• Archivos

  • Un soplo de aire fétido

    Decir que “Muchachada Nui” es un soplo de aire fresco sería patético. Esta versión actualizada de la legendaria “La Hora Chanante” es un cuesco de fabada caducada, un regüeldo de gachas con chorizo, una halitosis de fumador de pelos de sobaco, el escape de gases de la incineradora de intestinos de un matadero de pollos. Es, para que ustedes me entiendan, lo que necesita la televisión pública española para despertar, al menos durante media hora a la semana, de su patético letargo, y sentir que está viva, que no es una momia grotesca, que no todo lo que toca se convierte en aburrimiento y mediocridad.

    muchachada.jpg

    Paris Hilton por “Muchachada Nui”

    Desde “El Orgullo del Tercer Mundo” de Faemino y Cansado, la televisión española no vivía un momento tan glorioso como éste. Y es que “Muchachada Nui” (La 2, miércoles 23.30), la joya de la corona de la televisión pública española actual, no parece televisión. Ni pública ni privada. Es una alternativa disparatada, histriónica y esperanzadora a esa gris realidad que la pantalla nos ofrece cada día.

    Una oferta basada en una sucesión de sketches más o menos afortunados, más o menos absurdos. Algunos resultan comprensibles y tremendamente divertidos, otros no tanto. Pero no importa. Como no importa lo interesante del grafismo, o una estética absolutamente “feista” (deliciosamente “feista”). Lo grande es el concepto, las ganas de cachondearse de todo, de romper con la monotonía, de saltarse las normas. Un intento enternecedor de sobrepasar la mediocre realidad impulsando lo imaginario y lo irracional para arrastrar al telespectador al surrealismo. “Muchachada Nui” desvela el verdadero sentido de la televisión pública: ofrecer una alternativa al gris.

    Pero cuidado, porque después de ingerir una dosis de este humor inclasificable usted puede padecer ciertos síntomas de rechazo, tener una inquietante sensación de estupidez y hasta creer que ha sufrido un retroceso intelectual. Es decir, que tras ver el programa se puede sentir más zoquete, más tonto, menos espabilado que antes, si cabe. El de “Muchachada Nui” no es un humor para todos los públicos. Y menos para los públicos televisivos habituales. Personajes tan reales como “Marcial” o “El hombre asqueroso” nos recuerdan que vivimos en un mundo imperfecto, en el que políticos, notarios y constructores son considerados hombres de bien.

    A ratos adorable, a ratos gañán, este programa es una delicia. Olvide los pobres doblajes de películas viejas, relleno cutre, y quédese con los cuatro o cinco diálogos tronchantes, con las palabrejas rústicas, con esas ganas que tienen de tocar las pelotas.

    ¿Son una pandilla de freaks? Seguramente, pero… ¿Ustedes se han dado cuenta de que vivimos en un país donde la gente vota a Zaplana, escucha a Losantos o lee a Pío Moa? ¿Saben que Luis Aragonés es el entrenador de la selección, Urdaci fue jefe de informativos de TVE y la mujer del juez Bermúdez acaba de publicar un libro? A ver si los de “Muchachada” no van a ser tan freaks…

    Necesitamos estas alternativas para sobrevivir

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: